Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Pandemia restringió las libertades colectivas e individuales, dicen escritores

  • Continúa IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, en la UdeG
  • Continúa IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, en la UdeG
  • Continúa IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, en la UdeG
  • Continúa IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, en la UdeG
  • Continúa IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, en la UdeG
  • Continúa IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, en la UdeG
  • Continúa IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, en la UdeG
  • Continúa IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, en la UdeG
Continúa IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, en la UdeG

La pandemia ha traído una restricción de las libertades colectivas, pero también de las individuales, que ha afectado el proceso creativo, confirmaron este viernes los escritores reunidos en la mesa “Esperar lo inesperado. La pandemia y los riesgos de la libertad”, como parte de la IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa que tiene como sede a la Universidad de Guadalajara.
 
El escritor venezolano Rodrigo Blanco Calderón afirmó que el encierro, durante los primeros meses de 2020 y el terror que se vivía con el incremento de contagios, afectó su proceso creativo y provocó que no pudiera escribir como acostumbra, en gran medida porque sentía trastocada su propia libertad.
 
Dijo que la pandemia trajo una experiencia de vulnerabilidad y miedo colectivo, sólo comparable con las guerras mundiales que modificaron el panorama global, aunque éstas se desarrollaron en territorios específicos y no en todo el mundo.
 
“La pandemia, en cambio, impuso una misma experiencia a todo el planeta; se borró mi individualidad. Nosotros, los humanos, tan ufanos, fuimos devueltos a nuestra condición de especie que puede ser aniquilada por un virus, al igual que otras especies que se han extinguido”, declaró el autor.
 
La española Rosa Montero, finalista del Premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, que se entregará el próximo domingo en el Paraninfo Enrique Díaz de León, contó que el miedo y la incertidumbre por el aislamiento le impidieron leer durante varias semanas, pero logró corregir su libro La buena suerte, un ejercicio que la ayudó a sobrellevar esos meses. 
 
Reveló que ante la soledad del confinamiento tuvo la necesidad de generar un ejercicio “de amor colectivo”, y decidió realizar charlas vía streaming para hablar de literatura y de la creación artística con sus lectores y con todo público que le dieron “una pequeña luz personal” ante la incertidumbre. 
 
La periodista y narradora Karina Sainz Borgo dijo que la pandemia ayudó a las personas a entender su relación con los otros, con ellos mismos, con el miedo y la capacidad de sobreponerse a la pérdida y a las adversidades.
 
Relató que, por primera vez en su carrera, tuvo tiempo y silencio para trabajar o concluir los proyectos que tenía pendientes, pero fue ese mismo tiempo el que “dejó indefensas a las personas” ante tanta libertad para estar con sí mismas y descubrir cosas tan cercanas y casi invisibles como lo es la muerte y la salud.

El moderador de la mesa, el editor y escritor Alberto Ruy Sánchez, señaló que la idea de portar el cubrebocas está íntimamente ligada con la idea de la muerte, aunque en países como México no hubo una política pública clara que ha afectado la libertad y la capacidad de pensarnos.
 
La bienal continúa este viernes con mesas de discusión en torno a la migración, la pandemia y la libertad.
 
 
 
 
 
Atentamente
"Piensa y Trabaja"
"Año del legado de Fray Antonio Alcalde en Guadalajara"
Guadalajara, Jalisco, 24 de septiembre de 2021

 
Texto: Mariana González-Márquez
Fotografía: Iván Lara González

Compartir en Google Plus