Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Investigadores del CUTonalá entregan deshidratadora solar de alimentos a vecinas de Lomas del Centinela

Esta innovación ecotecnológica busca que en la colonia realicen conservas de vegetales o carnes, ya sea para consumo o como materia prima de emprendimientos

La Panadería “Centinellas” es un emprendimiento comunitario creado por Guillermina Pastor y Evangelina Martínez, vecinas de la colonia Lomas del Centinela, al Norte de Zapopan. Cada fin de semana ellas crean deliciosos panes de zanahoria, dulce, de caja, y más.

Una de las dificultades que han tenido es conseguir ingredientes como las frutas de temporada, que suelen tener precios elevados; pero ahora podrán optimizar ese tipo recursos gracias a una deshidratadora solar de alimentos, creada por académicos del Instituto de Energías Renovables del Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá) de la UdeG.
 
Dicha innovación es desarmable, portable y creada a partir de paneles de MDF. En su interior es posible deshidratar hasta un kilogramo de alimentos como frutas y carnes gracias a un sistema que funciona con el calor del Sol y la acción del viento.

“Introducimos el alimento fresco, y gracias a la radiación solar y el desarrollo del deshidratador se absorbe el agua, eso hace que las bacterias no se reproduzcan, lo tengan por más tiempo guardado y consumirlo en temporadas cuando el alimento es más caro”.
 
“El Laboratorio en Ciencias de la Ciudad de la Universidad de Guadalajara (UdeG) nos propuso que diéramos alguna solución a oportunidades que habían encontrado en esta colonia; optamos por ecotecnologías”.
 
“Hicimos encuestas y con indicadores vimos que era más urgente la preservación del alimento y su cocción desde el punto de vista energético”, expresó la maestra Mónica Camas Náfate, del Laboratorio de Energías Disruptivas del CUTonalá, la encargada de diseñar esta ecotecnología.
 
El invento se creó de la mano del doctor Carlos Jesahel Vega Gómez, también del CUTonalá, y el diseño en el corte láser por parte de Moisés Oliver Parada Aguilera, de la Preparatoria 7.
 
Durante la entrega de la deshidratadora, en el domicilio de Guillermina, la también profesora del CUTonalá les enseñó cómo armarlo, sin la necesidad de clavos o pegamentos. También les mostró los tipos de corte que hay que hacer en el alimento para lograr un óptimo secado, ya sea en rajas, rodajas o cubos.
 
Ahí utilizó jitomates, pero también podría hacerse con frutas como arándanos, duraznos, hierbas, mangos y guayabas (ambos con procesos previos con azúcar), pescado y otras carnes; el único tipo de alimentos que no podría deshidratarse es el que tiene exceso de grasas, como el aguacate.
 
La profesora recordó que alimentos como los arándanos y los chiles tienen un precio mayor cuando están deshidratados; entonces, se podrá sacar ventaja al comprarlos frescos y que luego se preservarán más tiempo en anaquel.
 
La intención de la entrega de la innovación no sólo es ayudar a los habitantes de esta colonia, que está catalogada como de alta pobreza energética, para que tengan alternativas para la preservación de alimentos y para que quienes usen la deshidratadora se conviertan en científicas en acción.
 
“No todos los alimentos se secan igual; entonces, venimos a pedir su ayuda. Ustedes se convertirán en científicas para mí, pues me dirán en cuánto tiempo cambió de color, etcétera”, dijo la académica a las beneficiarias del dispositivo.
 
Entre las situaciones que identificarán será la pérdida de peso debido a la evaporación del agua, el tipo de texturas, sabor y coloración, y si hubo enmohecimiento. “Ellas serán nuestras primeras observadoras y luego podremos hacer análisis más complejos”, dijo Camas Náfate.
 
Una vez armado, incluso con ayuda de los pequeños del lugar y puesto en marcha afuera de la casa de Guillermina, los investigadores describieron cómo los factores físicos del ambiente inciden para deshidratar el jitomate utilizado.
 
“Me da gusto que vengan a la colonia, estamos aprendiendo algo nuevo. Esta deshidratadora también viene a prevenir una situación en el futuro, pues si ya no tenemos qué comer, podremos deshidratar frutas y verduras y sacarlas (del anaquel) si sube su precio; quizá es como jugar a la bolsa de valores”, declaró Guillermina, quien se siente motivada porque se le ocurre que podrá hacer pasteles de distintas frutas.
 
Durante la presentación de la deshidratadora, Evangelina no perdía la oportunidad de invitar a vecinos a que conocieran la innovación y cómo podría beneficiar.
 
“Yo siento la necesidad de sumarlos porque se supone que somos un equipo, ya tengo 20 años viviendo aquí y quiero ver a mi colonia mejorada, y qué mejor que invitar a los vecinos. Me da alegría de que en el CUTonalá nos tomen en cuenta”, externó.
 
Universidad transfiere conocimiento en zonas de marginación
El Director del Instituto de Energías Renovables, doctor Alberto Coronado Mendoza, informó que Lomas del Centinela es una colonia con nivel de pobreza energética de las más bajas de la ciudad, con una cobertura de alumbrado público apenas de 40 por ciento.
 
“La responsabilidad social universitaria es un sello, y es muy importante que nuestras investigaciones tengan transferencia a sectores que están necesitados. La deshidratación de alimentos es un área por explotar en México, pues el recurso renovable del Sol es muy amplio”, recalcó.
 
Indicó que ya hay otras zonas del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG), como en las colonias de Tonalá, para compartir conocimientos sobre el agua, energía y sustentabilidad.
 
No es la primera vez que el CUTonalá incide en la implementación de proyectos energéticos en Lomas del Centinela: antes ya se han impartido cursos de creación y utilización de hornos solares, e instalación y puesta en marcha de huertos urbanos.
 
“Aquí también pensamos emprender el proyecto de un invernadero hidropónico”, externó, y detalló que se han impulsado proyectos de ahorro energético en varias instituciones de gobierno para que el recurso obtenido se destine a zonas vulnerables.
 
Dada la vinculación con personas de esta colonia, ubicada en la periferia de la ciudad, junto con la asociación civil Círculo Amigos Treffpunkt, se seguirá trabajando para implementar cursos de capacitación, e incluso aplicación del programa Senderos Seguros en los linderos del Bosque del Centinela.
 
La vinculación entre la UdeG y los vecinos de la colonia Lomas del Centinela se logra gracias al equipo del Museo de Ciencias Ambientales (MCA); además de la doctora Mayra Gamboa González, académica del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) y Coordinadora del Laboratorio en Ciencias de la Ciudad, de la Vicerrectoría General de la UdeG.

Ambos equipos colaboran en proyectos de investigación con el grupo de Ciencia de la Ciudad del Massachusetts Institute of Technology (MIT), a cargo del doctor Kent Larson, por conducto del doctor Luis Alonso Pastor.
 
 
 
 
Atentamente
"Piensa y Trabaja"
“2022, Guadalajara, Hogar de la Feria Internacional del Libro y Capital Mundial del Libro”
Guadalajara, Jalisco, 3 de octubre de 2022

 
Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografía: Abraham Aréchiga

 

Compartir en Google Plus