Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Charlan sobre retos y problemas que enfrentan periodistas ambientales

  • Los interesados en participar en el Premio Jalisco de Periodismo, tienen hasta el 22 de octubre para enviar trabajos
Con este webinar, concluye el ciclo de conferencias para reflexionar sobre periodismo previo al cierre de convocatoria para la edición 2021 del Premio Jalisco de Periodismo

Una delincuencia fortalecida frente a un Estado débil, es uno de los problemas que enfrentan los periodistas ambientales a la hora de realizar su trabajo. La falta de seguridad los ha orillado a recurrir a diferentes estrategias como buscar la protección de los pobladores de las zonas donde trabajan, e incluso avisar de su visita a autoridades para que pidan a los grupos criminales que no los molesten, o de plano muchas veces no pueden realizar sus investigaciones.
 
Ante esta situación de inseguridad, los periodistas tienen que “andar con pies de plomo”, a diferencia de hace 20 años, cuando podían andar por los territorios con libertad y nadie les impedía entrar a los lugares más recónditos de este país, declaró el periodista Agustín del Castillo, galardonado con el Premio Jalisco de Periodismo en 1996, 2006, 2018 y 2020, autor de varios libros sobre el tema y quien trabaja en Canal 44 y Radio Universidad, durante su participación en el webinar “Periodismo ambiental en Jalisco”, organizado por el Consejo Directivo del Premio Jalisco de Periodismo (PJP) y moderado por el periodista José Carlos Toral, reportero de Líder Informativo.
 
Este seminario será el último previo al PJP, que esta edición 2021 es presidido por la Universidad de Guadalajara (UdeG), informó el Coordinador de Prensa y Comunicaciones, de esta Casa de Estudio, maestro Ignacio Dávalos, al darles la bienvenida a los periodistas participantes.
 
“Actualmente, es muy difícil, hay que ir con salvaguardas, hay que conocer gente del territorio para que nos protejan. Una de las recetas que yo adopto cuando voy a este tipo de territorios es buscar a gente que me va a cuidar y que no está metida en la delincuencia, e incluso, a veces, sirve hablar con la gente del negocio. En cierto municipio avisé al presidente municipal que yo iba a su zona y él, de forma cándida, me dijo que les iba a avisar a los del Cártel para que no me molestaran”, contó Agustín del Castillo.
 
Aseguró que la crisis institucional que se vive en este momento es debido al triunfo de la impunidad y el fracaso del Estado de derecho, y un camino posible hacia un Estado fallido.
 
El tema de la criminalidad es parte de los correlatos del periodismo ambiental. Hace 20 o 25 años no lo era a ese nivel, ya que mutó también el negocio de la delincuencia y el control territorial de ésta ya es feudal: controlan las rentas de los que habitan las regiones, como ocurre en la costa y Norte de Jalisco, donde hay una guerra entre cárteles; ocurre en Michoacán, describió.
 
Grupos del crimen organizado están incidiendo en su labor porque ya vieron la explotación de recursos naturales como un valor económico.
 
“El antiguo negocio del narcotráfico se limitaba a la siembra de marihuana y amapola, incluso, recuerdo que en los años 90 hubo un ambientalista de la Sierra de Chihuahua que fue acusado de estar aliado con los cárteles contra los talamontes, y él lo reconocía: ante la coyuntura marcada por la debilidad del Estado de derecho, ellos estaban ayudando a impedir que se tumbaran los árboles”, relató Del Castillo.
 
“Sin embargo, ahora resulta que los grandes grupos criminales son empresas gigantescas de crimen y lo controlan todo, y se convirtieron en lo más parecido a la mafia italiana; son grupos que controlan territorios y todas las actividades económicas. Esto explica por qué uno se topa con ellos cuando está investigando un tema como la tala, la extracción de flora y fauna, así como temas de territorios, de implantación de huertas de aguacate o siembra de agave”, detalló el periodista especializado.
 
Estos grupos suelen cobrar rentas y controlar los aserraderos; son ejemplos de lo que ocurre en las zonas forestales del país; el Estado no está haciendo casi nada y esto es dramático, pone en situación de riesgo a los activistas, a los ambientalistas, a los servidores públicos que tratan de sacar adelante la agenda ambiental, dijo Del Castillo.
 
Otro ejemplo del peligro que representa la delincuencia para los periodistas ambientales son los obstáculos que ha enfrentado el periodista Sergio Hernández para dar seguimiento a la tortuga laúd como especie, la cual llega a Mexiquillo, en la costa de Michoacán.
 
“La última vez que yo fui, hace cinco años, se acercó una persona a preguntarme por mi acompañante: ‘¿Este hombre, que hace aquí?’. Entendí perfectamente el mensaje. Después, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas dejó el campamento que tenía para proteger a esta tortuga”, dijo.
 
El reportero fue informado con posterioridad que por problemas de delincuencia se había dejado esa playa completamente libre, y no hay la seguridad para que la gente rescate nidos y cuide a esta especie por culpa de la delincuencia organizada.
 
Sergio Hernández, PJP en 2012 y editorialista de temas ambientales en Señal Informativa, empezó a investigar sobre la tortuga laúd hace 10 años, y actualmente no puede volver debido a que la situación del país es diferente, ya que se ha acentuado la delincuencia.
 
La periodista Violeta Meléndez, quien trabaja actualmente en el periódico Mural, señaló como un obstáculo es la falta de tiempo que los periodistas ambientales tienen para hacer sus investigaciones, y de manera muy frecuente tienen que invertir parte de su tiempo libre para desarrollarlas, porque además cubren la agenda que los medios de comunicación marcan.
 
Habló de la necesidad de capacitación que requieren los periodistas para manejar algunas bases de datos oficiales que no son muy accesibles, ni fáciles de manejar, y resaltó la importancia de democratizar la información.
 
Los tres periodistas coincidieron en la importancia de tener conocimientos científicos para comunicar mejor a la gente los temas ambientales. Dos de ellos, Meléndez y Hernández vieron la necesidad de estudiar biología para desempeñar mejor su trabajo.
 
“Yo decidí estudiar biología en 2016; fue complicado, pero me enriqueció mucho”, confesó Meléndez, quien se pronunció por abordar los temas ambientales de manera integral, con bases científicas.
 
El conocer la biología le ha permitido a Meléndez plantear en sus investigaciones otro tipo de preguntas y sus conocimientos de periodismo le han permitido comunicar a la gente investigaciones sobre temas de interés.
 
Hernández, por su parte, entró a estudiar biología a raíz de la pandemia, por la facilidad que le proporcionaba la educación a distancia gracias al internet.
 
Los periodistas también hablaron sobre la importancia de los premios para el gremio de periodistas, que reconozcan la calidad del trabajo periodístico; se refirieron específicamente al Premio Jalisco de Periodismo.
 
“Me parece grave que los premios terminan siendo una compensación por los pésimos sueldos y el bajo reconocimiento social que tiene el periodismo, ya que el poder, y hablo de cualquier hijo de vecino con un poco de poder, se dediquen a vilipendiar y a acusar a los periodistas tratando de generar socialmente un desprestigio del periodista”, subrayó Del Castillo.
 
“Tenemos que exigir que el poder se dedique a gobernar y a hacer su trabajo, y no a acusar a los periodistas por lo que no está haciendo el poder”.
 
Meléndez dijo que el PJP es un reconocimiento que periodistas dan a otros por su trabajo. “Se trata de periodistas que revisan el trabajo de colegas, lo sopesan y entregan el premio con base en criterios comunes establecidos”, ponderó.
 
Hernández lamentó que, muchas veces, los periodistas galardonados con algún premio después no tengan trabajo en algún medio. “Es complicado, eres un periodista reconocido, pero están tan apretados los espacios de trabajo, las empresas periodísticas están bastante debilitadas, y ni si quiera tienen la capacidad para absorberte”.
 
Sin embargo, invitó a los periodistas a participar en el PJP 2021. “El aliciente es muy grande y es de mucho orgullo recibir este galardón”.
 
Invitó también a los estudiantes a participar, y aconsejó que no se esperen a hacer periodismo hasta terminar la carrera.
 
La convocatoria del PJP todavía está abierta, resta una semana para enviar a concursar los trabajos en las categorías de: Entrevista, Noticia, Crónica, Reportaje, Fotoperiodismo y Estudiantes; además del Premio a la Trayectoria “El Despertador Americano”.
 
Los interesados pueden ingresar al portal http://premiojaliscoperiodismo.org/. Hasta el 22 de octubre se estarán recibiendo trabajos, informó Dávalos López.
 
 
 
 
 
Atentamente
"Piensa y Trabaja"

"Año del legado de Fray Antonio Alcalde en Guadalajara"
Guadalajara, Jalisco, 15 de octubre de 2021

 
Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Cortesía zomm Coordinación General de Comunicación Social UdeG

 

Compartir en Google Plus