Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Reptilario del CUCosta fomenta educación ambiental

  • Dos cocodrilos en un pantano, uno tiene la cabeza recostada en la cola del otro
Este espacio de conservación de especies cumple 15 años

Decenas de cocodrilos de todos tamaños, iguanas, tortugas y otros pequeños reptiles son las especies reproducidas y protegidas en el reptilario Cipactli del Centro Universitario de la Costa, con sede en Puerto Vallarta, que cumple 15 años de actividades.
 
Los esfuerzos de reproducción, conservación e investigación del reptilario se centran en las especies de cocodrilos acutus y moreleti, amenazadas por la caza y la urbanización, además de tortugas e iguanas como la conocida “iguana negra”, especie en peligro de extinción y endémica de las costas del Océano Pacífico.
 
Cipactli se ha convertido no solo en un referente para la protección de reptiles de la región, sino como un lugar donde se atiende a aquellos animales que han sufrido algún daño físico: zorras, mapaches, pelícanos, halcones enviados por autoridades municipales y federales para su cuidado médico, explica el responsable operativo, doctor Pablo Simitrius Hernández Hurtado.
 
Este espacio se aboca, además, a impartir cursos de educación ambiental a estudiantes desde preescolar hasta posgrado. En sus 15 años de existencia ha atendido a 40 mil personas, de las cuales 95 % son alumnos y 5 % público en general, quienes tienen la oportunidad de interactuar con la fauna del reptilario.
 
La “fauna” de Cipactli:

  • 400 iguanas
  • 80 cocodrilos, en su mayoría crías de diferentes edades
  • 4 cocodrilos adultos
  • 2,000 atenciones médicas externas a todo tipo de animales

 
 
A T E N T A M E N T E
“Piensa y Trabaja”
Guadalajara, 6 de febrero de 2015

 
Ver nota completa
 
Texto y edición web: Mariana González
Fotografía: Abraham Aréchiga

Compartir en Google Plus