Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Pensar que la democracia y el derecho alcanzan para solucionar la desigualdad es un espejismo: José Ramón Cossío

  • Doctor José Ramón Cossío Díaz, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), haciendo uso de la palabra.
  • Doctor José de Jesús Becerra Ramírez, director de la División de Estudios Jurídicos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), participando en conferencia.
  • Doctor José Ramón Cossío Díaz, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).
  • Conferencia "Cambio social y cambio jurídico", impartida por el doctor José Ramón Cossío Díaz, en el auditorio Salvador Allende del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).
  • Doctor José Ramón Cossío Díaz, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), impartiendo conferencia.
  • Público asistente a la conferencia "Cambio social y cambio jurídico", en el marco de la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar.
  • Alumnos y personalidades de la Red Universitaria, asistentes a la conferencia.
  • Doctores José Ramón Cossío Díaz y José de Jesús Becerra Ramírez, compartiendo saludo de mano.
El Ministro de la SCJN dictó la conferencia “Cambio social y cambio jurídico", en el marco de la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar

La realidad va más rápido que las normas y que las autoridades. Por ello, el derecho y la democracia no han sido suficientes para materializar mejores condiciones para las personas, en un contexto de cambio social que no se detiene, aseguró el Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), José Ramón Cossío Díaz.
 
“Se está construyendo una especie de espejismo respecto a tres categorías: los derechos humanos, la democracia y la jurisdicción”, reflexionó el doctor en derecho por la Universidad Complutense de Madrid, quien dictó en el auditorio Salvador Allende del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH),  la conferencia "Cambio social y cambio jurídico", en el marco de la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar.
 
“Vivimos un momento de cambio en términos de democracia, pensamos que la democracia nos iba a resolver todo. Y nos hemos dado cuenta que la democracia alcanza para quitar autoridades. Pero no es garantía de satisfacción de condiciones humanas. La democracia por sí misma no genera redistribución de la riqueza, la democracia por sí misma no atempera la desigualdad, no disminuye pobreza. No podemos seguir suponiendo que la democracia llega y los problemas de la humanidad desaparecen”, dijo.
 
Subrayó que otro factor es que el puro reconocimiento de los derechos humanos en las leyes tampoco ha sido suficiente, pues en la realidad se siguen dando violaciones.
 
El ministro Cossío indicó que el reconocimiento constitucional todavía no ha generado condiciones transformadoras.
 
Admitió que a finales de los noventa, al concluir un libro sobre este tema, pensaba que todo el cambio social se podía conducir por medio de cambios jurídicos, pues en aquella época se aprobaron varias reformas y nuevas leyes y, la SCJN emitía sentencias novedosas.
 
“Después de quince años que publiqué ese libro y de seguir dando clases, convertirme en ministro y hablar con profesionales de otras ciencias, tengo muchas dudas de que la totalidad del cambio social se vaya a conducir con estas vías jurídicas”, reflexionó.
 
Enumeró algunas tensiones entre el derecho y el cambio social. Una tiene que ver con las diferencias entre ordenamientos nacionales e internacionales.
 
Consideró que hay problemas como el narcotráfico, el lavado de dinero, la migración y el calentamiento global, que no se pueden resolver sólo con las leyes nacionales.
 
Otra tensión es que en las democracias los órganos políticos tienen legitimidad para generar órdenes jurídicos, pero no siempre tienen competencias técnicas. En los últimos años se han creado comisiones de orden técnico, sin embargo, sus resoluciones están basadas en una racionalidad que choca con las de los órganos políticos.
 
“Hay elementos objetivos que nos indican que este es un tiempo de cambio. Si empezamos por el ámbito geográfico, entenderemos que se está transformando por la globalidad, las comunicaciones y los transportes. El mundo se está achicando”, señaló.
 
Recordó que la función del derecho  es formalizar relaciones humanas. Puso como ejemplo, un título universitario o un acta de nacimiento, documentos creados por el derecho para crear una realidad artificial pero que son la forma de demostrar ante la sociedad que se puede ejercer una profesión y se es hijo de alguien, y por ende, adquirir los derechos y obligaciones que conlleva esa condición.
En este sentido, reflexionó, hay dos constantes: el cambio y la capacidad formalizadora del derecho. Esos dos factores, reflexionó, no se puede detener, ni modificar.
 
“El cambio se está dando, el derecho tiene una función formalizadora. Lo que tenemos que pensar es como vamos a usar las herramientas por las que el derecho formaliza la realidad para tratar de insertar ese cambio en esas formas y darle un nuevo sentido”, apuntó.
 
 
A T E N T A M E N T E
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jal., 13 de mayo de 2017

 
Texto: Julio Ríos
Fotografía: Abraham Aréchiga

Compartir en Google Plus