Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Partidarios y opositores del aborto discutieron en el CUCSH

  • Investigadoras de la Universidad de Guadalajara y activistas reconocidas, participando en mesa de diálogo "Argumentativa Pro-aborto y Pro-vida"
  • Asistentes a la mesa de diálogo, en el auditorio del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), campus Belenes
En mesa de diálogo sobre el tema, como parte del proyecto “Cultura Unida”

El aborto como un derecho y como un atentado contra la vida humana fueron dos de las ideas puestas en discusión durante la Mesa de Diálogo Argumentativa Pro-aborto y Pro-vida, que organizó el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), sede Los Belenes, en el marco del proyecto “Cultura Unida”.
 
Durante su participación en la mesa, en el auditorio del edificio D del plantel, la psicóloga Martha Patricia Ortega Medellín, Coordinadora del Programa Universitario y VIH/SIDA, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) y representante en Jalisco de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos de México, definió el aborto como la interrupción del embarazo antes de que el producto sea viable, es decir, que pueda sobrevivir por sí mismo fuera del útero.
 
“No estamos hablando de un bebé, ni de una persona, sino de un producto antes de que sea viable, y ese es el concepto del aborto”, explicó. Y agregó que éste es seguro cuando lo realizan profesionales de la salud capacitados y con el equipo apropiado.
 
El hecho de que el aborto esté penalizado no quiere decir que no se practica, y las mujeres con menores recursos económicos son quienes se someten a las prácticas más inseguras, con consecuencias negativas para la salud.
 
Detalló que en Jalisco la interrupción del embarazo es legal cuando hubo violación de la mujer, cuando aborta por un descuido y cuando está en riesgo su salud o vida.
 
La doctora María Estela Márquez Aguayo, profesora investigadora del CUCSH, externó su preferencia por la vida de las mujeres y agregó que hablar de aborto es hablar de derechos.
 
“Las mujeres somos personas. Las que están abortando, las que salimos embarazadas, las que tenemos útero, las que parimos somos nosotras; entonces, ni el Estado, ni la Iglesia, ni la ley, ni las instituciones, ni los varones, pueden decidir sobre nuestros cuerpos”, enfatizó, e invitó a las mujeres a pensar de manera independiente de la Iglesia, del Estado, de los varones, del Papa, de la ley y de un Dios.
 
“Invito a las mujeres a ejercer soberanía sobre nuestros cuerpos y a tratar a éstos con autoridad suprema e independencia”, dijo.
 
Márquez Aguayo destacó que la mayoría de los países donde es legal el aborto, son naciones desarrolladas y no pobres, como Estados Unidos de América y Canadá. Y en México está permitido para salvar la vida de la madre. En el mismo caso están Brasil y Venezuela.
 
“Hay una relación estrecha entre pobreza y aborto. Las mujeres que se practican abortos inseguros, que son perseguidas y estigmatizadas, son pobres. Las chicas de clase alta se van a  Estados Unidos, Canadá o Ciudad de México a interrumpir su embarazo, en una clínica privada”, concluyó.
 
Posturas en contra
No se puede negar a otros seres humanos el derecho de nacer, y esta idea va en contra de la igualdad y equidad, señaló la diseñadora Brenda Lourdes del Río Machín, líder Pro-Vida e integrante del Consejo Estatal de los Derechos Humanos.
 
Detrás del aborto están grandes emporios financieros, dueños de multinacionales y el Banco Mundial, y está fundado en la idea de no permitir a la gente de países preindustriales o poco desarrollados que se sigan reproduciendo para impedir que consuman los  minerales que hay en sus tierras, y se detenga el flujo hacia otras naciones desarrolladas.
 
Definió el aborto como un procedimiento brutal para el cuerpo de la madre, y agregó que con el aborto la mujer se expone a perforaciones uterinas, hemorragias y consumo de fármacos que provocan hemorragias vaginales, externó.
 
Los países donde se aprobó primero el aborto eran marxistas. Empezó con Lenin en 1920 en la URSS, después saltó a los países del bloque comunista y luego a Cuba, declaró.
 
Se pronunció en favor de proteger la vida desde la concepción y de la defensa de los derechos humanos.
 
“La solución es respetar las vida inocente y la más indefensa, la del bebé no nacido, y agilizar los procesos de adopción; además de diseñar políticas públicas efectivas para que las adolescentes no queden embarazadas y desterrar las condiciones políticas, socioculturales y económicas que promueven el aborto en la mente de los mexicanos”, agregó la arquitecta Adriana Navarro Dueñas, urbanista del ITESO.
 
 
A t e n t a me n t e
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jalisco, 8
de mayo de 2019
 
Texto: Martha Eva Lorea
Fotografía: Fernanda Velázquez

Compartir en Google Plus