Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Numerosos beneficios atraen los rayos

En la zona metropolitana de Guadalajara se presentan en promedio 102 tormentas eléctricas por año

La gente tiene miedo a los rayos. Lo que no sabe es que generan más beneficios que problemas. Producen ozono en la parte alta de la atmósfera, lo que permite que éste se distribuya donde es más útil en su protección contra la radiación ultravioleta. Su principal función es oxidar el nitrógeno, entonces provocan la fijación de nitrógeno en los suelos, lo cual fertiliza.
 
Lo anterior fue informado por Rubén Bautista Navarro, ingeniero industrial militar e investigador en el Instituto de Astronomía y Meteorología, de la Universidad de Guadalajara, luego de impartir la conferencia “El rayo y sus beneficios”, dentro del programa Viernes de Ciencia 2012.
 
El especialista en el área de electricidad atmosférica y física solar explicó que otro beneficio es que equilibran eléctricamente la zona, lo cual estabiliza y desprende un gran volumen de polución, de materiales sólidos que se hallan suspendidos en la atmósfera. Al momento que ocurre una descarga, éstos caen al suelo.
 
Incluso existen teorías de que muy probablemente las descargas eléctricas hayan sido el origen de la formación de los aminoácidos o los elementos básicos de la formación de la vida en el planeta.
 
Al respecto se han hecho experimentos. Es sabido cómo era la atmósfera  hace millones de años. Entonces, reuniendo esa atmósfera y haciendo cruzar una descarga eléctrica se causa oxidación. Con ello pueden formarse elementos que en probeta son capaces de formar cadenas generadoras de aminoácidos básicos para que se pueda crear vida.
 
En los últimos quince días han ocurrido más de 7 millones de rayos en el mundo. En este año 2012, el 65 por ciento han ocurrido en América y el 35 por ciento en el resto del mundo. Se han concentrado específicamente en la parte mexicana, en el sur de Estados Unidos y un tanto en Centroamérica.
 
En la zona metropolitana de Guadalajara se presentan en promedio 102 tormentas eléctricas por año.
 
Hoy en día existen los estudios reales para poder efectuar la captura de esa energía renovable y poderla distribuir a los hogares. Es un desarrollo que está bastante avanzado, ya que hay oportunidad de orientar los rayos a donde uno decida. Esto ya se hace en el mundo, pero “todavía no se lleva a buen término en Guadalajara y no hay el equipo necesario para ello”, dijo Bautista.
 
Serían necesarias, por ejemplo, superficies grandes para tener los acumuladores o los almacenadores de esa electricidad, también equipos de lectura y orientación para lanzar elementos conductivos hacia las zonas donde están las celdas formadoras de descarga.
 
Existe la creencia entre mucha gente que antes había más descargas eléctricas atmosféricas en Guadalajara. Tal apreciación es incorrecta. Estas han tenido la misma densidad en la zona. Nada más que ahora en la mancha urbana la gente las ve y las cuenta de manera diferente.
 
El Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM), de la Universidad de Guadalajara tiene más de cien años de registros meteorológicos y el comportamiento ha sido constante. El programa Viernes de Ciencia se puede consultar en la página www.iam.udg.mx


Guadalajara, Jal., 31 de agosto de 2012
Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Abraham Aréchiga
Edición de noticias en la web: Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus