Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Los subsidios son medidas políticas y temporales

Podrían evitarse con buenas estructuras en los diversos sectores

Los subsidios son una medida remedial temporal y no la mejor solución, por lo que la alternativa sería repensar cuál es la problemática de cada sector a la que se le apoya, ya que de otra manera será seguir tirando el dinero y permitir que continúen las prácticas de corrupción, opacidad económica y la ineficiencia.

 Lo anterior expresó el director del Centro de investigaciones sociales y económicas, del Departamento de Economía, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), Rafael Espinoza.

 “No podemos negar su utilidad, pero sólo a corto plazo. Lo que pasa aquí es que se eternizan los subsidios y eso es un problema serio. Los subsidios son apoyos directos gubernamentales a algún sector económico. Se mide en forma de cuánto te voy a dar, casi casi como regalo, para que tú puedas seguir prestando algún servicio o actividad. Son apoyos para mantener cierto ritmo en la actividad económica, y ese dinero sale de los impuestos de los ciudadanos”.

 Explicó que los subsidios nunca han sido técnicamente lo mejor, pero políticamente sí, sobre todo en tiempos de crisis. Un ejemplo es el subsidio acordado para los transportistas, donde el gobierno tuvo dos opciones, y a veces no hay forma de evitarlo.

“Las opciones eran: o dar el dinero a la gente, que iba a ser una manera muy difusa, o se lo daban a los transportistas. No es técnicamente bueno, pero sí políticamente lo más correcto, sobre todo por estas épocas de crisis. Desde el punto de vista técnico no tendría que ser así, ya que el mercado debería liberar esa carga al gobierno, porque, finalmente, es dinero que pagan los contribuyentes”.

Aunado a esto, explicó que cuando hay un subsidio, a alguien le van a quitar un apoyo para dar un subsidio a otro sector, y al final se sostiene una situación que de por sí ya es deficitaria.

“Me queda claro que en esto de los autobuses, la solución no es dar subsidios, sino reestructurar todo ese sistema de concesiones que existe, porque al final es echar dinero bueno al malo. Ahorita es justificable el subsidio, pero tiene que ser repensado el transporte público y reestructurado”.

Guadalajara, Jal., 13 de enero de 2009
Texto: Laura Sepúlveda
Fotografía: Internet
Edición de noticias: LCC Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus