Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Con las presentes lluvias avanza la recuperación de Chapala

En el resto del temporal no habrá condición atmosférica que lo impacte más

A consecuencia del buen temporal de lluvias, avanza la recuperación del lago de Chapala. Sin embargo, faltan acciones para mejorar tanto la cantidad como la calidad del agua en el vaso lacustre, dijeron investigadores de la Universidad de Guadalajara.

    El director del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM), de la UdeG, Ángel Meulenert Peña, comentó: “los niveles del lago están en un buen rango. Eso se debe sobremanera a las lluvias”.

Agregó que durante junio, las precipitaciones pluviales estuvieron por encima de lo normal un 80 por ciento. Es decir, fue un mes lluvioso. Julio estuvo en el rango de lo normal y agosto marcha en esa misma condición.

De acuerdo con los últimos reportes de la Comisión Nacional del Agua, en la semana pasada Chapala subió cinco centímetros, con lo que alcanzó 90 centímetros en el actual temporal de lluvias. El lago está en la cota 95.43 m y al 66 por ciento de su capacidad.

El estudioso del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías, de la UdeG, Meulenert Peña, dijo que para lo que resta del temporal de lluvias, no se espera ningún acontecimiento atmosférico que impacte el lago.

“Es decir, lo que queda de lluvias, que ya estamos pasando la mitad, es lo que teníamos previsto. Al final la suma será un temporal normal. Y Chapala es un lago de temporal: si llueve bien, el lago está bien, y eso es lo que está pasando. Si llueve mal, el lago está mal”.

El director del Instituto de Limnología, de la UdeG, Manuel Guzmán Arroyo, explicó que no obstante la recuperación, los niveles del agua pudieran ser mayores, si lo que llueve en la cuenca alta lo dejaran pasar al vaso lacustre.

El académico del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias advirtió: con respecto a la contaminación no se hace nada. No son regulados los contaminantes provenientes de las empresas. La última parte de la cuenca pasa por zonas agrícolas.

“En la zona de La Piedad, Michoacán, hay granjas porcícolas con una gran cantidad de marranos. No tienen plantas de tratamiento, ni les exigen. Si bien ya no tiran las excretas al agua, las mantienen en algún lado, y cuando llueve, todo eso escurre”.

Guadalajara, Jal., 18 de agosto de 2008
Texto: Eduardo Carrillo
Fotografía: Abel Hernández
Edición de noticias: LCC Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus