Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Cementerios de la ZMG, sitios idóneos para hábitat y alimento de aves

  • Mosquero cardenal o churrinche, especie de ave parada en la cruz de una tumba.
  • Especie de tórtola, parada en la lápida de una tumba.
  • Especie de tórtola, parada en la lápida de una tumba, junto a un arbusto de bugambilias.
  • Gorrión Común, especie de ave parada en la imagen católica de una tumba.
  • Picaflor común o colibrí, especie de ave chupando el néctar de un arbusto de crisantemos blancos.
  • Cruz de cemento, edificada en la tumba de un panteón.
  • Tumbas rodeadas de arbustos de bugambilias rosas y crisantemos amarillos, entre otra vegetación.
  • Tumbas con acordonamiento de paso, debido a la debilidad de su estructura.
Cuatro panteones albergan a 86 especies de aves residentes y migratorias

Para los señores Soledad Huerta y Felipe González, quienes acuden cada ocho días al panteón de Mezquitán, en Guadalajara, escuchar en las mañanas los silbidos, chasquidos o alborotos de las aves que lo visitan o habitan, representa “una fiesta de cantos hermosos para nuestros difuntos”.
 
En un día previo a la celebración de los muertos, este 2 de noviembre, desde el ingreso al panteón es posible oír el canto de carpinteros, colibríes y palomas alas blancas. Todos los días, en mañanas y tardes, se escuchan y hasta se ven volar; sin embargo, a pesar de esto, para muchas personas las aves y sus cantos pasan desapercibidos.
 
El especialista en Ecología de Aves del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), de la UdeG, doctor Óscar Reyna Bustos y el egresado de Biología, Daniel Cárdenas Carmona, hicieron un análisis en cuatro panteones de la Zona Metropolitana: Mezquitán, Guadalajara, Parque Funeral Colonias y Recinto de La Paz.
 
Con el estudio “quisimos conocer si la estructura de la vegetación y la conformación del espacio –en este caso de los cementerios– pudieran influir sobre la presencia de especies”, dijo Reyna Bustos.
 
Uno de las conclusiones es que estos sitios son vitales para la abundancia de los seres alados, dada la vegetación existente, y los estratos de construcciones como lápidas. Todo esto favorece el descanso, la sombra, la alimentación y el refugio de las aves residentes y migratorias.
 
Los resultados del estudio de la (UdeG) muestran que los cuatro panteones albergan a alrededor de 86 especies de aves, de las cuales, 68 son residentes y el resto migratorias, éstas últimas vienen al Centro Occidente de México desde Canadá y Estados Unidos, y regresan en febrero o marzo.
 
En las visitas y observaciones los especialistas encontraron que por lo menos cuatro de las especies de aves en panteones de la ZMG tienen algún grado de protección por la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, y principalmente son rapaces.
 
Respecto a la diversidad entre los panteones, Reyna Bustos comentó que en los viejos, como el de Mezquitan, hay hasta 40 por ciento más de aves que en cementerios nuevos como el Funeral Colonias, a causa de la variedad de árboles, arbustos, pastos y flores que proporcionan néctar, frutos y semillas; por lo que destacó la importancia de cuidar estos sitios y los parques urbanos.
 
De acuerdo con el CUCBA, Jalisco posee 594 especies de aves. Las más comunes en los cementerios de la ZMG son los colibríes, zopilotes, carpinteros, palomas alas blancas, congas, gorriones, entre otros. Los sonidos que emiten son como canto nupcial y de advertencia.
 
 
A T E N T A M E N T E
"Piensa y Trabaja"

Guadalajara, Jal., 1 de noviembre de 2017
 
Texto: Eduardo Carrillo
Fotografía: Adriana González

Compartir en Google Plus