Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Captación de agua de lluvia, factor de ahorro en el hogar

Recomiendan expertos la construcción de doble drenaje en las viviendas

Por las características de vivienda, hasta 30 por ciento de las casas de la zona metropolitana de Guadalajara serían aptas para la captación de agua pluvial, y con esto ahorrar el líquido, pero también electricidad, informó Rubén Bautista, profesor e investigador del Instituto de Astronomía y Meteorología, de la Universidad de Guadalajara.

    A grandes rasgos, consiste en tener un tinaco extra, el techo reforzado y hacer adecuaciones a la casa para que el bajante pluvial lleve el líquido a los lugares deseados.

    “El procedimiento es relativamente fácil y económico, pero se recomienda apoyarse en expertos: sólo requiere pedir a un especialista que instale un desviador (o la ‘Y’) para que se haga esto y, sobre todo, tener el techo reforzado y limpio, pues el agua pesa bastante y estará almacenada”.

    El objetivo de este proyecto, que cada vez es más utilizado, consiste en captar el agua de la lluvia, que ésta se infiltre y desvíe a los tinacos, aljibes y, si existe, al pozo de absorción, siendo ya un método utilizado en Guanajuato y en el Distrito Federal.

    El investigador considera que cada litro de agua pesa un kilogramo, de manera que si se tiene un tinaco con 200 litros, su peso podría ser de 200 kilogramos, y si no hay el soporte adecuado, se dañará la vivienda.

    El profesor ejemplifica la utilidad del agua de lluvia: “Una casa de 90 metros dividida en tres recámaras, cocina, baño y un pequeño patio, puede contar con un aljibe que albergue 200 litros de agua, y que puede ser llenado hasta en dos o tres días, dependiendo de la intensidad de la lluvia, la capacidad de captación y los sistemas adaptados”.

    Calificó de necesario hacer algunas modificaciones al Código urbano, para que en el inmueble haya doble drenaje: el de casa y el pluvial, como ya fue aprobado en el gobierno del Distrito Federal.

    Allá está estipulado que las nuevas construcciones deben almacenar el agua de lluvia y destinar una parte de la superficie de la construcción a la filtración de ese líquido.

    Bautista menciona que el agua de lluvia tiene propiedades valiosas para ser tomadas en cuenta: es pura, lista para el uso común, como lavar platos y ropa, así como para ser utilizada en los sanitarios. Sin embargo, el agua de la zona metropolitana está menos limpia que la del interior de Jalisco.

Guadalajara, Jal., 1 de agosto de 2008
Texto: Gala Aguilar
Fotografía: Internet
Edición de noticias: LCC Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus