Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Biólogos de la UdeG conservan la fauna en la Costa Sur de Jalisco

  • Fauna en la Costa Sur de Jalisco
  • Fauna en la Costa Sur de Jalisco
Este 25 de enero se celebra el Día del Biólogo en México, y académicos de esta Casa de Estudio, destacan algunas de las acciones que realizan en beneficio de la región

Las cámaras de monitoreo de fauna silvestre que han sido colocadas en diversos puntos de la Sierra de Manantlán, dieron imágenes que sorprendieron a los investigadores de la Estación Científica Las Joyas, de la Universidad de Guadalajara.
 
Se trata de la presencia de nutrias, una especie de mamífero amenazada, que en los últimos 12 meses ronda por la zona alta de la sierra (a más de dos mil metros sobre el nivel del mar); de esto no se tenía registro al menos en las últimas tres décadas.
 
“Nunca, en la historia de Las Joyas, se había visto a una nutria. No sabemos si es la misma, o si son diferentes, porque no tienen una marca especial; parecen dos individuos, por el cuerpo”, declaró el biólogo y doctor en Ciencias, del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur), Juan Pablo Esparza Carlos, entrevistados a propósito de que este 25 de enero se celebra el Día del Biólogo en México.
 
Hasta ahora se tenía registro de la existencia de esta especie en zonas de Jalisco con mantos de agua como Tapalpa, la presa de La Vega, la cuenca del Río Ayuquila y el Río Marabasco, entre otros; pero es raro encontrarla en las partes más altas de los afluentes.
 
El investigador dijo que la presencia de dos ejemplares de nutria puede tener algunas explicaciones; una tiene que ver con que el animal esté de paso por la zona, y otra es que hayan adoptado este hábitat desde hace años y hasta ahora se tenga registro de ellas.
 
El cambio climático podría ser otra de las razones, aunque es la menos probable. El doctorante Guillermo Brito señaló que el cambio de temperatura puede estar modificando algunos aspectos del hábitat de la nutria, y busca otros que tengan mejores condiciones.
 
De cualquier manera, la presencia de esta especie es un indicador inequívoco de la buena conservación que hay en la zona y que se debe, en gran medida, al trabajo que realizan los investigadores y científicos de Las Joyas.
 
“El grado de conservación ha permitido que las nutrias se recuperen y usen zonas que, tal vez, no es común registrarlas. Cuando el ecosistema está equilibrado, permite la aparición de aquellas especies que son raras”, agregó Esparza Carlos.
 
Más de 90 animales rescatados en la Costa Sur
Boas, tlacuaches, lagartijas y águilas han sido rescatadas y rehabilitadas por los biólogos de la Unidad de Rescate de Fauna Silvestre del CUCSur, única en su tipo en la región y la segunda en Jalisco.
 
El maestro Luis Eugenio Rivera encabeza este proyecto que se dedica a salvar animales silvestres en riesgo por atropellamiento, armas de fuego, envenenamiento o mutilación.
 
Según la temporada del año, el universitario y su equipo han atendido a búhos, gaviotas y gavilanes baleados; tlacuaches bebés heridos y huérfanos, iguanas mutiladas por niños, entre otros. 
 
El equipo de la unidad es alertado si hay algún animal en peligro por los mismos vecinos; sus miembros acuden al lugar o a las unidades de protección civil que hayan recibido primero al animal para evaluar el daño. Si la herida es de regular a fuerte lo trasladan a las instalaciones del centro para curarlo y rehabilitarlo. Si el daño fue grave, lo llevan a la Unidad de Tlajomulco, que cuenta con mejores equipos; y si la lesión es irreversible, optan por dormir al animal. 
 
El centro tiene un área especial que alberga a los animales que sufrieron la amputación de un ala o una pata, y que deben permanecer bajo resguardo por su seguridad.
 
“Ya no puede ser liberado porque están disminuidos al faltar una de sus extremidades, y no pueden valerse por sí mismos. No puede ser liberado porque lo condenas a la muerte porque no puede cazar, quedan en resguardo y los alimentamos, les damos vitaminas en un espacio adecuado”, explicó.  
 
En muchas ocasiones son los habitantes quienes agreden a estos animales por miedo, desconocimiento o simple maldad, aseguró el especialista. 
 
“Es paradójico que México sea un país muy rico biológicamente, y sin embargo la cultura de la mayor parte de la gente sea  la de herir por gusto o juego a estos animales, y en otros casos hasta matar por desconocimiento o mitos infundados”, concluyó.
 
 
 
A t e n t a me n t e
Piensa y Trabaja
“Año de la Transición Energética en la Universidad de Guadalajara”
Guadalajara, Jalisco, 23 de enero de 2020
 
Texto: Mariana González-Márquez
Fotografía: Luis Eugenio Rivera

Compartir en Google Plus