Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

5 de septiembre de 1914 - Nace el poeta chileno Nicanor Parra

¿Se puede tomar en serio a un escritor que usa una frase del Chapulín Colorado y símbolos matemáticos en un poema?  Los premios son/Como las Dulcineas del Toboso/Mientras + pensamos en ellas/+ lejanas/+ sordas/+ enigmáticas/Los premios son para los espíritus libres/Y para los amigos del jurado/Chanfle/No contaban con mi astucia.

Nicanor Parra el autor de este poema ha pasado su vida, que hoy llega a los 100 años, pidiendo que –por favor, por piedad, de ninguna manera- lo tomemos en serio.

Nicanor Parra nació en San Fabián de Alico, Chillán,  en el centro de Chile. Su padre fue maestro de primaria pero también músico que anhelaba y muchas veces intentaba un estilo de vida bohemio y despreocupado, influencia que balanceó su madre, una modista muy pragmática que cantaba tonadas folclóricas. Nicanor Parra, es un escritor original desde su formación, estudió física y matemáticas, llegando a especializarse en mecánica en la Universidad de Brown y Cosmología en Gran Bretaña.

Nicanor, a que siempre le gustó escribir, publicó a los 23 años su primer libro de poemas, Canciones sin nombre con una fuerte influencia de García Lorca; versos románticos, con raíces en canciones populares. Obtuvo, con este libro, premios y reconocimientos que muchos creen que lo sorprendieron y tal vez hasta indignaron porque pasaron diecisiete años antes de publicar el siguiente que fue una revolución en las letras españolas Poemas y Antipoemas. “Durante medio siglo/la poesía fue/ el paraíso del tonto solemne/ Hasta que vine yo/ Y me instalé con mi montaña rusa/ Suban si les parece/ Claro que yo no respondo si bajan/ echando sangre por boca y narices” decía en un antipoema, desde ese momento, 1954, y en los siguientes 60 años Nicanor no ha dejado de reinventarse, de irritar a algunos, de sorprender a todos.

La indignación que causa Nicanor Parra no es sólo en el mundo de las letras, sus ideas políticas “ni de derecha ni de izquierda” que no le impiden ser amigo de Fidel Castro y tomar el té en la Casa Blanca como invitado de  Pat Nixon. Esto último, tan sólo tres años después de la muerte de su hermana menor Violeta, comprometida socialista provocó que se expulsara a Nicanor de círculos de izquierda.

Pero ni el repudio ni la alabanza han detenido a un poeta que se mantiene cambiando, moldeando el lenguaje y en una etapa, los objetos para convertirlos en “artefactos” e integrarlos en sus juegos de palabras.

Nicanor Parra fue el primer ganador del Premio de Literatura Iberoamericana Juan Rulfo en 1991, otorgado en la FIL Guadalajara. En ese momento dijo "Éste es un premio al silencio más que al ruido”, ya que tenía seis años sin publicar. También ganó el Premio Cervantes, el mayor premio de la literatura castellana en 2012. En la ceremonia de entrega, su nieto leyó en su nombre el poema titulado “¿Se considera Ud. acreedor al Premio Cervantes?”  Que contesta  “¿Se considera Ud. acreedor al Premio Cervantes? / —Claro que sí / —Por qué / —Por un libro que estoy por escribir” Claro que sí / —Por qué / —Por un libro que estoy por escribir”.

Nicanor Parra vive, y seguramente celebrará su centenario allí, en el pueblo de las Cruces, en la costa chilena.

Enlaces relacionados

Créditos

  • Texto: Lucy Virgen
  • Ilustración: Marco Sierra

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Viernes 05 de Septiembre de 2014
Compartir en Google Plus