Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

24 de agosto de 1474 * - Nace fray Bartolomé de las Casas, cronista y defensor de los indígenas

Un articulo dedicado al religioso nacido en Sevilla quien abogo por los indigenas durante la colonizacion Española

A finales del siglo XIII, España ya había consolidado su poder en Europa tras haber expulsado de la península tanto a musulmanes como a judíos. En opinión de los historiadores, con la llegada al poder de los Reyes Católicos –Fernando II de Aragón e Isabel de Castilla– se dieron las condiciones sociopolíticas para dar término a la Edad Media y transitar a la Edad Moderna; un proceso que tuvo como catalizador, la llegada de Cristóbal Colón al continente americano en 1492 y su posterior colonización.

El espíritu de aventura y la ambición de riquezas fueron motivos suficientes para que cientos de hombres se unieran a las expediciones al Nuevo Mundo. Con los militares también viajaron religiosos que, al descubrir la enorme cantidad de nativos “salvajes”, creyeron necesario hacerse cargo de su evangelización. En una de las primeras misiones de colonización viajaría fray Bartolomé de las Casas quien, a la postre, se convertiría en un cronista de Las Indias y en un defensor de los pueblos indígenas.

* Bartolomé de las Casas nació en la ciudad de Sevilla en una fecha que es debatida por los historiadores. Algunos ponen como año de su natalicio 1474, pero otros apuntan a que fue una década después, en 1484; de esta manera, Bartolomé había tenido 18 años cuando Colón hizo su primer viaje. Respecto al día de su nacimiento se piensa que sus padres siguieron la tradición de la época, y que de esta manera bautizaron al recién nacido con el nombre del santo que se veneraba el día en que nació; en su caso el 24 de agosto estaba dedicado al apóstol San Bartolomé.

Su padre fue un mercader que acompañó a Cristóbal Colón en su segundo viaje a Las Indias, y se cree que Bartolomé fue un autodidacta que más tarde ingresaría a la Universidad de Salamanca con el interés de aprender latín y humanidades. De las Casas se unió a la expedición de Nicolás de Ovando a la isla conocida como La Española –hoy República Dominicana y Haití–. Esta expedición partió el 13 de febrero de 1502 y fue la más grande hasta la fecha; con 1500 personas embarcadas en 32 navíos fue la primera que arribó la misión de sentar las bases para la colonización del continente. En esta expedición, a de las Casas se le asignó una encomienda: debía poner a trabajar a los nativos para beneficio material de la corona española y sus colonizadores. Ésta fue su primera experiencia con los pobladores indígenas lo que le permitió conocerlos y darse cuenta del tipo de actividades que estaban obligados a realizar.

En 1506, el sevillano regresó a Europa para que un año después fuera ordenado como sacerdote en Roma. Nuevamente regresó a La Española como encomendero en 1508, pero esta vez dividió su tiempo para impartir la doctrina católica entre los indígenas. Dos años después, llegaron a la isla cuatro religiosos de la orden de los dominicos, quienes se oponían a la idea de que los indígenas fueran seres inferiores; por esta razón creían indispensable la defensa de los nativos americanos que eran tratados como esclavos por los colonizadores españoles. De las Casas quedó impresionado por el mensaje de los frailes dominicos, y cambió su forma de ver la colonización española. Más tarde, él comentaría que su conversión definitiva fue el 15 de agosto de 1514 cuando se unió a esta orden religiosa y renunció a su encomienda.

Desde entonces, se dedicó a denunciar las atrocidades que cometieron los colonizadores españoles, las cuales documentó extensamente para exponer la gravedad de la situación a las autoridades. Fray Bartolomé de las Casas habló en 1515 del asunto con el rey Fernando II de Aragón, pero fue el arzobispo de Toledo, el cardenal fray Francisco Jiménez Cisneros, quien mostró más interés al respecto brindándole su apoyo.

Regresó a América, en donde fue comisionado en distintos lugares y en los cuales abogó por el respeto de los derechos de los pueblos indígenas y su liberación, además de escribir crónicas que después se considerarían como el origen de la leyenda negra de la conquista. Sus críticos lo acusaban de caer en exageraciones y de ser hipócrita por haber sido al principio otro encomendero; a lo que fray Bartolomé llegaría a responder: “Si yo los imité o seguí en aquellas maldades; haga vuestra señoría que me sigan en ellas a mí en salir de los robos, y homicidios y crueldades en que perseveran y cada día hacen”.

Su último cargo en el continente americano fue el de obispo en Chiapas, México, al que fue consagrado en 1544, y desde ahí siguió con la difícil defensa de los indígenas. En 1547 creyó que tendría más éxito si la defensa la realizaba en España en donde se tomaban las decisiones de la Colonia. De las Casas renunció definitivamente a su cargo como obispo en 1550. Además de participar en juntas donde abogaba por los indígenas, preparó muchos escritos acerca del tema, destacando su Brevísima relación de la destrucción de las Indias (1552), cuyo valor radica en ser una síntesis clara y concisa de lo que observó durante todos esos años.

En el mes de julio de 1566 falleció fray Bartolomé de las Casas en Madrid, y sus restos fueron trasladados a Valladolid, como fue su última voluntad. Recientemente se comenzó con el proceso para su beatificación por parte de la iglesia católica, sin embargo, es reconocido universalmente por su contribución al humanismo moderno, específicamente en materia dela antropología comparada y del derecho moderno.

24 de agosto de 1474 * - Nace fray Bartolomé de las Casas, cronista y defensor de los indígenas

Créditos

  • Texto e imagen:Marco Sierra

CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

 

Fecha de publicación: 
Viernes 24 de Agosto de 2018
Compartir en Google Plus