Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

30 de marzo de 1853 – Nace el pintor neerlandés Vincent van Gogh

Clic para leer el artículo conmemorativo

Clic para ampliar la imagen¿Por qué nos atraen tanto los artistas atormentados? Será que nos produce admiración su obra que, al haber sido hecha durante la adversidad, nos revela un sentimiento personal del artista con el que nos sentimos identificados y nos inspira a sobrellevar las circunstancias penosas. La historia del arte está llena de literatos, músicos y pintores con biografías  tan ricas y fascinantes como irrepetibles. Sin duda, este “selecto club" tendría como vocal principal al genial holandés Vincent Willem van Gogh, de quien se han escrito  libros tanto de su vida y obra como de sus padecimientos mentales.

Clic para ampliar la imagenNacido en Zubdert un municipio del sur de los Países Bajos el 30 de marzo de 1853, fue el mayor de los seis hijos del matrimonio entre el pastor protestante Theodorus van Gogh y Anna Cornelia. Su madre, unos años atrás, había perdido a quien pudo ser el hermano mayor de Vincent a quien también había bautizado con el mismo nombre, seguramente como un acto de melancolía.

Clic para ampliar la imagenSus primeros años fueron difíciles, pese a ser hijo de un pastor de la iglesia, la tarea de manutención de una familia tan numerosa ocasionó que Vincent tuviera que asistir de manera irregular a diferentes internados hasta que finalmente dejara la escuela a los 15 años y  dedicarse de lleno a trabajar. Sin embargo su paso por la escuela le permitió aprender francés y alemán que le serían de utilidad en su primer trabajo como aprendiz en una compañía internacional de comercio del arte en La Haya, donde era socio su tío, también llamado Vincent. Estos años fueron muy afortunados para él, ya que su afición por el dibujo fue en aumento y la alimentó con una vocación autodidacta de la que  se sentía orgulloso. Cuatro años más tarde, por su trabajo, tuvo la oportunidad de trasladarse a Londres y así comercializar obras de arte a galerías y particulares. Ahí conoció a la joven Eugenia Loyer, hija de la patrona de la pensión donde se hospedaba de quien se enamoró profundamente y pidió matrimonio, a lo que ella se negó por estar secretamente comprometida con alguien más. Vincent cayó en una terrible depresión, aislándose del mundo, adentrándose en la religión y perdiendo el interés por su trabajo. En mayo de 1875 viajó a París donde vio una exposición de dibujos del francés Jean-Francois Millet pintor realista cuya obra se inspiraba en la vida cotidiana en el campo. Van Gogh quedó maravillado con la exhibición y lo inspiró para retomar el mismo tema.

Clic para ampliar la imagen

Fue despedido de su empleo en 1878 debido a su carácter que lo llevaban a tener constantes conflictos con sus clientes a quienes trataba de imponer sus gustos personales. Su hermano Theodorus van Gogh, la persona más cercana e influyente sobre Vincent, le recomendó regresar y abrir su propia galería; idea que rechazó ya que estaba convencido de que el comercio de arte era una farsa. Así que decidió trasladarse a Amsterdam con la intención de hacerse teólogo y fue rechazado por su insubordinación, le era difícil someterse a alguien. Sin embargo, su insistencia consiguió que lo enviaran de misionero a las minas de Borinage en Bélgica, donde estuvo casi por dos años evangelizando a los mineros de la zona. Su extrema visión de abandono de los bienes materiales lo condujo a vivir en condiciones de pobreza superiores a la de los mismos mineros que lo veían como un fanático al cual temer. Las autoridades religiosas decidieron removerlos de su misión y así, por consejo de Theo, cambió de vida y se dedicó a la pintura.

Clic para ampliar la imagen

Se podría decir que fue entonces que comenzó formalmente su producción artística, compuesta de unas 900 pinturas y 1600 dibujos en un período de 10 años que concluye con su muerte. Su primer obra que tuvo reconocimiento fue Los comedores de patatas (1885) en la que mostraba a unos campesinos del poblado de Millet en una escena cotidiana iluminada únicamente por una bombilla al centro del cuadro, tratando de replicar el estilo del también neerlandés Rembrandt. Vincent pide a su hermano Theo -que estaba en París-que lo ayude a vender su cuadro sin embargo éste se niega argumentando que nadie deseará comprarlo porque en ese momento estaban de moda las obras impresionistas, llenas de color e iluminación. Vincent interesado, viaja a Paris y durante el periodo de 1886 a 1887 convivió con los pintores Henri de Toulouse-Lautrec y Paul Signac con quien comenzó a ver la luz y el color de manera diferente y adoptó una gama de colores más clara e intensa. En ese tiempo también estaban de moda los grabados japoneses y Van Gogh adoptó este estilo - líneas sencillas y expresividad - en sus cuadros posteriores. Es quizás por esta razón que Akira Kurosawa lo rindió homenaje en su filme Sueños (1990).

Clic para ampliar la imagenVan Gogh conoció a Paul Gauguín con quien  en un par de ocasiones convivieron y en ambas chocaron sus personalidades opuestas. En la primer ocasión intercambiaron autorretratos hechos espalda con espalda y en la segunda ocasión, cuando Vincent intentaba instaurar una casa para artistas en Arlés, Francia y  Gauguín fue a vivir ahí -presionado por Theo van Gogh- y que al mes estarían teniendo disputas, que concluyó con el episodio en que Vincent se mutiló un pedazo del lóbulo de la oreja derecha al parecer como símbolo de arrepentimiento por un el impulso de dañar con su navaja a su colega después de una discusión. Vincent había llegado a un punto sin retorno en su salud mental y fue internado en el Hospital público de Arlés. 

Clic para ampliar la imagenDespués, pese a ser dado de alta,  voluntariamente ingresó  un par de meses al hospital mental de Saint-Rémy-de-Provence, ahí continuo pintando destacando de esa estancia su oleó La noche estrellada (1889), una obra maestra que deja plasmada su visión particular del mundo. Vincent abandonó el sanatorio y siguió pintando los últimos meses de su vida sin bajar el ritmo de producción pero su arrebatos de desesperación y depresión siguieron agudizándose hasta que el 27 de julio de 1890 a los 37 años se disparó en con un revolver en el pecho, siendo llevado al hospital donde falleció dos días después.

Clic para ampliar la imagenTheo, se prometió honrar la memoria de su hermano y se propuso reunir todo la obra y darla a conocer, tarea que continuaría su esposa Johanna van Gogh-Bonger  después de su muerte sólo seis meses después. Johanna, dedicaría su vida a promover la obra de Vincent y a reunir y organizar la extensa correspondencia de los hermanos van Gogh, que con el tiempo nos permite descubrir la pasión que sentía el pelirrojo holandés, enamorado del sol y de la luz.

 

 

 

Clic para ampliar la imagenEnlaces de interés

Créditos

  • Texto e Ilustración: Marco Sierra

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Jueves 30 de Marzo de 2017
Compartir en Google Plus