Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

30 Feria Internacional del Libro - America Latina invitada de honor

Un caleidoscopio cultural en esta edición especial de la FIL 2016

Da clic sobre la imagen para ir a FIL.COM.MX

Jovenes y caleidoscopios son parte de la imagen de la FIL 30 - clic para ampliar la imagenTreinta años significan que hay casi dos generaciones que no conocieron como era la vida anterior. Miles de niños, jóvenes y adultos jóvenes que no saben lo que era la vida cultural de México sin la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL); cientos de instituciones, empresas, editoriales que incluyen la FIL en sus agendas anuales, con empleados y ejecutivos que nunca sintieron la necesidad de un foro internacional para exponer sus productos o servicios. Ahora son lectores con la posibilidad de resurtir sus libreros, conocer no sólo en fotografía a sus escritores favoritos y participar en actividades culturales sin costo.

Cartel oficial de FIL 30 - clic para ampliar la imagenLa FIL se abrió hace 30 años con vocación plural: se buscaba ser un punto de reunión para la industria del libro en español pero también una feria cultural para el país. Ha sido un éxito en ambos sentidos, miles de profesionales del libro –editores, escritores, traductores, correctores- se reúnen con sus colegas y hacen negocios mientras casi un millón de personas visitan las instalaciones y participan en homenajes, conferencias y conciertos. Este año para festejar su tercera década ha designado a América Latina como la invitada de honor.

Entre los premios y homenajes que la Feria del Libro rinde cada año, tiene una particular importancia el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, que desde 1991 y hasta 2005 se llamó Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe  Juan Rulfo. Llamado por muchos “el Cervantes americano” se entrega como reconocimiento al conjunto de una obra de creación en cualquier género literario. Han ganado este premio Augusto Monterroso,  Nicanor Parra, Juan José Arreola, Nélida Piñón, Fernando del Paso,  Juan Marsé, Claudio Magris y Enrique Vila-Matas entre otros.

El ganador del premio de FIL 2016

Retrato de Norman Manea - clic para ampliar imagenCuando se hizo público el premio, la primera reacción fue: ¿Es el rumano una lengua romance? Y si, el idioma rumano tiene sus raíces en el latín vulgar y una lengua celtíbera. Las circunstancias sociales y políticas han separado al pueblo rumano de los ibéricos y latinoamericanos lo que hace que olvidemos nuestra relación lingüística y raíces comunes. Norman Manea es, en más de un sentido, el escritor perfecto para este premio; tiene y mantiene sus raíces con Rumania – se considera a sí mismo “uno de los últimos representantes de Centroeuropa”- pero vive en Nueva York escribiendo sobre un tema universal; el destino del individuo en circunstancias extremas. Manea conoce buena parte de estas vicisitudes de primera mano, como judío fue deportado a un campo de concentración nazi en Ucrania. Sobrevivió y volvió Bucarest en donde estudió ingeniería, trabajó en proyectos de construcción antes de dedicarse a la escritura y entrar en conflicto con la dictadura de Nicolae Ceaușescu. El exilio en Europa primero y después en Estados Unidos, le dio a Manea la posibilidad de publicación amplia en muchos idiomas.

Portada de los libros de Norman Manea - clic para ampliar imagenNorman Manea trabaja en varios géneros literarios y periodísticos, tanto sus ensayos como sus novelas tienen el mismo estilo asequible que aclara y después reitera los temas del totalitarismo, las dictaduras y el exilio. La literatura de Manea puede resultar depresiva por los temas pero es siempre inspiradora por la belleza de la prosa y por la resistencia del autor siempre presente. Por ejemplo en el ensayo El carnaval de los tiranos (2016) nos recuerda que las dictaduras son iguales no sólo en sus ansias genocidas sino al suprimir la cultura:

“¿Debemos recordar que Hitler no sólo quemaba libros y destruía el arte decadente, sino que también fue el líder enloquecido que asesinó a millones de seres humanos, muchos de ellos alemanes; que Stalin no sólo mató a Babel y numerosos intelectuales y artistas, sino también a muchos comunistas y personas normales; que la Revolución Cultural china fue, en realidad, una gran matanza; que Franco mató a Lorca, y no sólo a sus enemigos republicanos; que el dictador chileno Pinochet, además de prohibir a Mayakovski y Neruda, por ser comunistas, prohibió a Tolstói y Dostoievski por ser soviéticos?”

Norman Manea le contó a Philip Roth que antes de salir de Rumania necesitaba tener al menos cuatro lectores –sus textos eran censurados y no publicados-. En 2016 el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances ampliará aún más el número de sus lectores, que esperamos lleguen a cuatro millones que lo lean en español.

Ilustracion del Pabellon de America Latina - clic para ampliar imagenEnlace de interés

Créditos

  • Texto: Lucy Virgen
  • Ilustración: Feria Internacional del Libro de Guadalajara

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Sábado 26 de Noviembre de 2016
Compartir en Google Plus