Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

26 de septiembre - Día Nacional de la Donación y Trasplante de Órganos

Tu puedes salvar otra vida. En apoyo a esta causa te invitamos a leer este artículo.

Ilustracion de un corazon para donar Un vibrante corazón

Con frecuencia escucho a las mujeres jóvenes quejarse porque se acercan a su cumpleaños 30, como si fuera algo de lo que tienen que avergonzarse. Esto siempre me produce una mezcla de emociones porque por una parte empatizo – no soy extraña a la cultura obsesionada con la juventud- después me doy cuenta que no han pensado en la alternativa.

Yo tenía 26 años cuando aprendí que el ser humano es resistente y frágil a la vez y que envejecer es un regalo.

Clic para ampliar foto. Proporcionada por la autora del articulo.

Patricia Madera, o la tía Patty, como le llamábamos con cariño, respiró por última vez cuando tenía 35 años. Me rompió el corazón. Patty tenía tres meses de embarazo, se había estado quejando de una terrible nausea y migrañas. En la sala de emergencia los doctores le decían que eran achaques del embarazo y no se podía hacer nada al respecto.

Patty se había casado el año anterior y nuestra gran familia había celebrado Navidad y dado la bienvenida al Año Nuevo en la nueva casa que ella y su marido habían comprado unos meses antes que ella quedara embarazada.

Patty era una mujer alta -medía 1.78 cms. - vibrante, graciosa y divertida, era una delicia simplemente ver los hoyuelos de sus mejillas cuando se reía - dejó de taparse la boca al reír después de los treinta, cuando los frenos le enderezaron los dientes-. Nuestra extravagante y divertida tía Patty organizaba fiestas de té para sus más de 20 sobrinas en donde nos vestíamos con sombreros y vestidos elegantes; pasábamos horas platicando y mordisqueando platos delicados. Era una de mis partes favoritas de la vida.

Ms Paty y su sobrina. Clic para ampliar la foto.

Su vitalidad nos dio la certeza que ella lograría pasar por esto. Nos imaginamos que pronto la llevaríamos a casa, la alimentaríamos con sopa y le contaríamos historias divertidas que harían que olvidara que su cabello había sido rapado. Los doctores le rasuraron la cabeza porque encontraron un coágulo en su cerebro. Esta era la fuente de las terribles náuseas y los dolores de cabeza. El coágulo se había originado en el embarazo y viajó hasta el cerebro; su situación empeoró por una tendencia natural -que ella desconocía- por la que su sangre tendía a formar coágulos con facilidad. Los doctores indujeron un coma porque la actividad cerebral afectaba adversamente el coágulo en el cerebro de Patty.

Así es que fue un fuerte golpe cuando una semana después los doctores nos confirmaron que Patty nunca despertaría del coma, era imposible, era insoportable.

Con la terrible pena llegó la noticia que Patty podía ser donadora de órganos. Dada la generosidad de Patty en vida no nos pareció algo extraordinario, todos estuvimos de acuerdo que ella hubiera escogido la donación. Así Patty se convirtió en donadora de órganos.

Ilustracion de un riñon

Lo que no sabíamos en ese momento era lo rara que es la posibilidad de ser donador. Sólo un tercio del 1% de la gente muere de manera que puede convertirse en donadores de órganos. Requiere una serie de circunstancias especiales, generalmente incluye algún tipo de trauma en el cerebro pero que no afecte al cuerpo. Y después de todo el trauma y sufrimientos algunas familias deciden no donar. Así el número real de donadores es aún más pequeño.

Patty ganó algún tipo de lotería. El milagro salva-vidas que no se materializó para ella pudo heredarlo a cinco personas. Cinco personas recibieron el vibrante corazón de Patty, su hígado, páncreas y riñones.

Y aunque nunca hubiéramos querido que Patty ganara esta lotería es reconfortante saber que aún en su muerte Patty fue capaz de dar alegría y energía a la vida de estos cinco extraños y a todos los que los conocen. Les dio a estas cinco personas el regalo de envejecer, una lección que yo nunca más daré por hecha.


Inforgrafico de GNP SegurosLa cultura de la donación altruista de órganos

Se estima que al día de hoy existen 20 mil 437 personas en México que requieren el trasplante de un órgano y de las cuales 12 mil 460 son de riñón, 7 mil 514 de córnea y el resto esperan un hígado, corazón y páncreas por mencionar los de más demanda. En contraste, únicamente el número de trasplantes de riñón reportados en lo que va el año 2016 ha llegado a 2,060 como lo reporta del Sistema Informático del Registro Nacional de Trasplantes (SIRNT) es decir, se tendría que contar con un 83.5% adicional para paliar las necesidades de los enfermos que desean prolongar su vida o en su defecto, mejorar la calidad de la misma.

Desde hace un par de años se conmemora el día 26 de septiembre como el Día Nacional de la Donación y Trasplante de Órganos en nuestro país con la intención de invitar a la población a sumarse a la cultura de la donación altruista y así acortar la brecha que, de acuerdo a indicadores, anticipa su crecimiento conforme el grueso de la población envejezca.  Dona tus órganos, salva una vida.


Enlaces de interés

Ilustracion de unas Corneas Créditos

  • Texto: «Un vibrante corazón» por Sandra Madera  - radica en California y trabajó 'One Legacy', una organización no lucrativa dedicada a la donación de órganos y tejidos afiliada a 'Donate Life', que sirve a Los Angeles y condados circunvecinos. Las fotografías fueron proporcionadas por ella.
    «La cultura de la donación altruista de órganos» por Marco Sierra
  • Traducción: Lucy Virgen - El articulo original se puede leer en esta página.
  • Ilustración: Marco Sierra

CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Lunes 26 de Septiembre de 2016
Compartir en Google Plus