Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

16 de noviembre - Día Internacional de la Tolerancia

De clic para leer el articulo dedicado a este dia propuesto por la ONU

Según la Real Academia de la Lengua, tolerancia es el respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias. La segunda parte de este enunciado es lo que nos da la dimensión exacta de su significado, ya que es fácil respetar lo que se parece a nosotros, tener simpatía por creencias que son idénticas, o al menos similares, a las nuestras y entender costumbres que nos parecen lógicas, como si nuestra forma de pensar fuera el único o el correcto.

Durante siglos, las grandes religiones del mundo –la católica entre ellas- ha pregonado obras de misericordia o de amor al prójimo mientras se cometían actos de barbarie y franco genocidio argumentando el mandato de un dios que favorecía a un pueblo o a su forma de hacer los rituales. La acción de discriminar a “los otros” e incluso luchar contra ellos –como en época de Las Cruzadas- es en esencia igual a la separación de las personas a causa de diferencias de raza o preferencia sexual.

Si estas son prácticas centenarias ¿por qué hay un llamado más amplio en el mundo de hoy a la tolerancia y podemos lograr que se extienda?

Tal vez la principal razón para pedir –y dar- tolerancia son las migraciones en el planeta; lo que antes era una eventualidad se ha convertido en lo cotidiano. Personas de todo el mundo se mueven, por voluntad propia o forzada por circunstancias adversas, a países lejanos al propio.

Con la preeminencia de las leyes civiles sobre las religiosas, personas de diferentes razas, culturas y creencias se unen para vivir juntas, sin importar su sexo. En un mundo ideal estas prácticas no deberían causar más de una mirada de sorpresa. Pero, según lo abierto de la comunidad, pueden causar desde el repudio hasta la muerte por lapidación, sin que el castigo sea considerado ilegal.

Las primeras víctimas –como en la mayoría de los conflictos- son los niños y jóvenes que se enfrentan a situaciones de acoso en ambientes que deberían significar protección.

Pero nunca antes el mundo ha sido más educado, el analfabetismo menor y el acceso a la información más amplio; esto hace que –al menos en teoría- la población en general tenga más herramientas para entender formas de vivir diferentes a la suya. Sin embargo el extremismo y el radicalismo violentos van en aumento y se amplían los conflictos caracterizados por un menosprecio fundamental de la vida humana.

Por principio debemos entender que los intolerantes no son sólo los que se ponen un chaleco con explosivos, o los que toman un arma, o un camión y agreden a la población. Son también los que usan motes para los migrantes u homosexuales; los que generalizan sus juicios basados en la raza.

La tolerancia no se construye con acciones heroicas sino con pequeños actos cotidianos: negándonos a participar en las bromas sobre la homosexualidad; dejar de criticar a nuestros compañeros por su color de piel o apariencia; dando una ayuda a un migrante o desechando expresiones graciosas para el que las dice pero hirientes para el que las recibe.

Una de las metas de la Organización de las Naciones Unidas es fortalecer la tolerancia mediante el fomento de la comprensión mutua entre las culturas y los pueblos. Este enunciado está la Carta de las Naciones Unidas y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El 16 de noviembre de 1995 se proclamó la Declaración de Principios sobre la Tolerancia que adoptaron los países miembros de la UNESCO en ella se resalta que la tolerancia reconoce los derechos humanos universales y la diversidad de los pueblos.

A partir de 1996, la Asamblea General de la ONU invitó a que cada año, en esa misma fecha, se observara el Día Internacional para la Tolerancia con actividades dirigidas tanto a los centros de enseñanza como al público en general.

En 1995, el Año de la Tolerancia para las Naciones Unidas y el 125 aniversario del nacimiento de Mahatma Gandhi, la UNESCO creó un premio para promover la tolerancia y la no-violencia: El premio UNESCO-Madanjeet Singh, nombre que celebra la generosa donación del artista y diplomático indio - recompensa una actividad científica, artística, cultural o de comunicación que ayude a promover este espíritu.

El premio se entrega cada dos años y entre los laureados están Aung San Suu Kyi activista de la República de Myanmar, Taslima Nasreen, escritora de Bangladesh, y el comité conjunto de Derechos humanos de Pakistán. En 2016 lo recibirá el Centro Federal de investigación y de metodología para la tolerancia, la psicología y la educación (Centro de Tolerancia) de la Federación de Rusia.

Enlaces relacionados

Créditos

  • Texto: Lucy Virgen.
  • Ilustración: Marco Sierra.

CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Miércoles 16 de Noviembre de 2016
Compartir en Google Plus