Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Período vacacional de invierno 2016 - Del sábado 17 de diciembre de 2016 al miércoles 4 de enero de 2017

Feliz y próspero año 2017

Personajes navideños

Con el fin de noviembre empiezan a verse por la ciudad, pequeñas y esporádicas demostraciones que nos indican que estamos a punto de entrar a la última etapa del año. Lo notamos al principio en las plazas comerciales y tiendas departamentales que comienzan a decorar sus aparadores con maniquíes abrigados de la escarcha artificial y a recordar a su clientela que cuentan con sistema de apartado para adquirir juguetes para niños de todas las edades. Bien pasa el día primero de diciembre y como por arte de magia el café que ordenamos para llevar viene enfundado con protector que asemeja el traje de Santa Claus y a nuestro alrededor todo está decorado con flores de nochebuena y luces parpadeantes. La Navidad ha llegado al pueblo y en esta ocasión, antes que el frío del invierno.

En Guadalajara, al igual que en el resto del país, la influencia cristiana se manifiesta a través de la instalación de los nacimientos, árboles de navidad y de representaciones de Santa Claus. Sin embargo si buscamos un poco descubriremos que existen en el mundo otras formas de celebrar y personajes que únicamente aparecen durante las fiestas de fin de año.

Santa Claus es un personaje inspirado en el obispo Nicolás de Bari quien vivió en el siglo IV en un poblado que actualmente pertenece a Turquía. Su fama se debió a la leyenda de que en una ocasión entregó en secreto monedas a tres jovencitas que habían quedado en la orfandad y que debido a su condición de pobreza no contaban con una dote que les permitiera contraer matrimonio. Este acto de generosidad lo convirtió en el representante de la caridad cristiana. Al propagarse la devoción por él en Europa, su nombre comenzó a adaptarse y en Alemania se llamó Sinterklaas - una forma abreviada de Sint Nikolaas. Su apariencia también evolucionó y contrario a la creencia popular su representación actual no surgió con la publicidad de coca-cola; en el siglo XVII existía en Inglaterra un personaje llamado Old Father Christmas con indumentaria similar pero que no tenía nada que ver con el obispo del siglo IV; simplemente, representaba el espíritu festivo de la época sin tener relación con la entrega de regalos a los niños. Fue en el siglo XIX que la representación moderna de Santa Claus se fue definiendo, por ejemplo en 1810 había una gran influencia de la cultura alemana en la ciudad de Nueva York  y la veneración por San Nicolás se difundió y comenzó a representarse como un hombre mayor con barba que daba obsequios a los más necesitados. Estos dibujos fueron evolucionando hasta lo que algunos identifican un trabajo del ilustrador norteamericano Thomas Nast de 1881 y titulado Merry Old Santa como la primera que reúne todos los elementos característicos del personaje. Años más tarde, el escritor L. Frank Baum (autor de El Mago de Oz) definió el resto de los detalles de su personalidad en la novela La vida y aventuras de Santa Claus (1902). El resto es historia y a su universo mitológico fueron añadiéndose otros personajes como Rodolfo el reno de la nariz roja, los ayudantes de Santa y la señora Claus.

En Europa los personajes navideños no se limita únicamente a la presencia de Santa Claus, por ejemplo en Italia existe la Befana, una mujer que visita a los niños antes de la fiesta de la Epifanía -el 6 de enero-y si han sido buenos les rellena los calcetines con dulces y si no con pedazos de carbón. En Galicia, España existe el personaje mítico del Apalpador o Apalpa Barrigas, un gigante que bajaba de las montañas para comprobar si los niños habían comido bien durante el año y esto lo podía saber palpando sus barrigas, el premio para ellos son castañas calientes. En El Bierzo, provincia de León en España, cuentan con la presencia del Mago Chalupa, un representante local de los Reyes Magos quien recibe las cartas de los niños y ayuda a repartir los presentes el 6 de enero. El Mago Chalupa es representado por un hombre de color debido a que en la región es productora de carbón. Chalupa seguramente es menos polémico que Zwarte Piet -o Pedro el Negro - personaje navideño de los Países Bajos quien es un paje que ayuda a San Nicolás a repartir los regalos a los niños bien portados. Su origen es incierto aunque algunos piensan que Pedro fue al principio un ladrón que secuestraba niños pero que se reformó para hacer el bien. En la actualidad hay controversia sobre esta tradición ya que se considera como un estereotipo ofensivo del esclavo.

El otro lado de la Navidad

No todos los personajes navideños son adorables y a éstos, es aconsejable mantenerlos lejos. En el folclore de los países alpinos existe la leyenda de una criatura que castiga a los niños que se portaron mal durante el año y que hace su visita anual unos días antes de la navidad. Se trata del Krampus, un demonio que recoge a los niños traviesos a su costal y se los lleva para comerlos de cena. Este personaje ha salido de su nicho regional a causa de las películas de terror y posiblemente a causa de que los niños son más traviesos que antes.

En la literatura se han creado personajes navideños adicionales de los que destacan el terrible avaro Ebenezer Scrooge, protagonista de Un Cuento de Navidad escrito por Charles Dickens en 1843. El señor Scrooge recibe una importante lección de vida y comprende que de ninguna utilidad tendrá acaparar tantos bienes materiales si terminará descansando en una tumba solitaria. Dickens escribió esta historia en tiempos de la Inglaterra victoriana con las calles llenas de huérfanos y mendigos como una invitación para ayudar al prójimo en momentos de necesidad. Este valor que había sido relegado a causas de las políticas puritanas que impulsó el Lord Protector inglés Oliver Crown en contra del festejo de la Navidad por propiciar francachelas en la población.

Mención aparte merece el relato infantil escrito por el Dr Seuss - sobrenombre de Theodor Seuss Geisel - ¡Cómo el Grinch robó la Navidad! (1957) que en verso nos cuenta la historia del Grinch, una infeliz criatura cascarrabias que planea arruinar los festejos del pueblo aledaño por ser ruidosos, aunque secretamente les tiene envidia. El Grinch ganó mayor popularidad debido a que muchas personas lo identificaron como un antihéroe que combatía el consumismo y la hipocresía que se percibe durante la temporada navideña en la cultura occidental del siglo XXI.

Con la globalización, es muy posible que viejas tradiciones navideñas lleguen a ser conocidas por el resto del mundo y algunas otras sean creadas. Después de todo muchas personas aprovechan este tiempo de descanso para usar su creatividad e inventar nuevas historias para unirse a la tradición navideña.

Enlaces de interés

Créditos

  • Texto e Ilustración: Marco Sierra

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Viernes 16 de Diciembre de 2016
Compartir en Google Plus