Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

16 de junio de 1963- Se pone en órbita la nave Vostok tripulada por Valentina Tereshkova, la primera mujer cosmonauta

Ilustración de la nave Vostok

Si las mujeres pueden ser trabajadoras del ferrocarril en Rusia, ¿por qué no pueden volar al espacio?

VALENTINA TERESHKOVA

 

Durante toda su existencia, el humano ha buscado la respuesta a las incógnitas que le han surgido. Pero la mayor de éstas, junto con su papel en la vida, ha sido el espacio. Las luces brillantes que adornan el cielo por las noches y la enorme estrella que da calor por el día. ¿Realmente éstas son las representaciones de los dioses antiguos? ¿Las estrellas son nuestros antepasados? La misma curiosidad llevó al hombre a querer saber qué hay afuera, hacer cálculos de los movimientos de los cuerpos celestes que pasaban frente a sus ojos cada determinado tiempo, y a pensar en si podría salir de su hogar y poder ver de cerca la inmensidad espacial.

Lo primero en que reparamos es en lo pequeños que somos: un punto en el universo; esto se confirmó con la conocida carrera espacial, iniciada en 1957 con el lanzamiento del primer satélite artificial, el famoso Sputnik 1 que le dio ventaja a la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), lo cual representaba también un reto para la otra superpotencia que no quería quedarse atrás por más tiempo, los Estados Unidos de Norteamérica. En plena Guerra Fría, los países combatían en distintos frentes, y el espacio era uno de ellos.

El primer ser vivo en salir al espacio fue una perra llamada Laika, llevada a bordo en el Sputnik 2, lanzada un mes después de su antecesor. Por desgracia, Laika jamás pudo regresar a la Tierra, ya que no había tecnología suficiente para hacerla regresar. La posibilidad de poner al Sputnik y a cualquier ser vivo en órbita, fue gracias al padre de la cosmonáutica, Konstantín Tsiolkovski. En sus trabajos, plasmó la teoría de los cohetes espaciales que funcionan con combustible líquido. Tsiolkovski era conocido en su tiempo como “El inventor loco”, por los habitantes de la ciudad en la que vivía.

En el año de 1963, el programa espacial Vostok se había desarrollado de manera anticipada al de su contraparte. Alan Shepard, el primer estadounidense llegaría al espacio 23 días después del primer cosmonauta Yuri Gagarin; hecho que se había convertido en uno de los logros más importantes de la humanidad, dejando de lado el conflicto político y armamentista de esos años.

Para el 14 de junio de 1963 la fase 5 del Vostok estaba efectuándose, y a bordo llevaba al cosmonauta Valeri Bykovski que rompería el récord de vuelo en solitario al hacerlo por solo 5 días. Dos días después, la fase 6 del Vostok se llevaría a cabo, pero ésta cambiaría las reglas en los vuelos espaciales. Para comenzar, se había resuelto la problemática con los alimentos para los cosmonautas, pues era complicado antes llevar una alimentación adecuada dentro de las cápsulas; y el segundo era que ahora habría una tripulante a bordo, Valentina Tereshkova.

Valentina es reconocida como la primera mujer cosmonauta que orbitó nuestro planeta, esto durante 3 días. Mientras la misión se desarrollaba le llamaban “Chaika”, palabra rusa que significa gaviota. Para ella se hicieron distintas modificaciones en el traje y en la nave, adaptaciones especiales para una mujer. Fue incorporada a la Fuerza Área Soviética como miembro honorario, lo cual también la convirtió en la primera civil en llegar al espacio.

Fue una de las cinco mujeres seleccionadas para entrar al grupo femenino de cosmonautas, de un total de 400 prospectos, y la única que logró llegar al espacio. En este grupo se encontraban Tatiana Kuznetsova, Irina Soloviova, Zhanna Yiorkina, Valentina Ponomariova y la misma Valentina Tereshkova: una maestra, dos paracaidistas, una piloto y una civil. Lo que principalmente quería hacer la URSS era dar una buena imagen con la inclusión de mujeres y civiles, al demostrar que cualquiera tenía la posibilidad para participar en este tipo de proyectos, así como su superioridad en el espacio.

Durante sus respectivas misiones, el Vostok 5 y 6 se acercaron, Valeri y Valentina tuvieron contacto por radio. En este lapso se hicieron distintos análisis acerca de la situación y diferencias en el cuerpo masculino y femenino, además de investigaciones médico-biológicas y el mejoramiento de los sistemas de navegación en un vuelo conjunto. Un hecho que marcaría la historia para la carrera espacial y el aspecto de la igualdad entre ambos sexos.

Hoy, 16 de junio, se cumplen 56 años del vuelo del Vostok 6, el último del programa, pero no sería la última mujer por parte de Rusia en salir de nuestro planeta. Tendrían que pasar 20 años para la llegada de Svetlana Savítskaya, la primera mujer en realizar una caminata espacial. El legado de Valentina quedó inscrito para siempre en la historia; condecorada con más de 15 distinciones en su natal país y en otros como Perú y Chile, fue además amiga cercana de Vladimir Putin. En recientes entrevistas que tuvo con los medios, hizo notar sus intenciones de volver al espacio en las misiones a Marte, aun cuando no hubiera manera de regresar.

16 de junio de 1963- Se pone en órbita la nave Vostok tripulada por Valentina Tereshkova, la primera mujer cosmonauta

Créditos

  • Texto: Mauricio José González Guerrero 
  • Ilustración: Angie Fernandez Olimon
Fecha de publicación: 
Domingo 16 de Junio de 2019
Compartir en Google Plus